En la hierba alta (2019)

En la hierba alta (2019)

En la hierba alta

Año: 2019

Estoy encantado de la apuesta de Netflix por las películas de terror. Como ya hicieron con El juego de Gerald, en esta ocasión han apostado de nuevo por producir una obra de Stephen King (que suele ser, en buena medida, una garantía de éxito), en este caso escrita junto a su hijo, Joe Hill: In the Tall Grass (2012). Me sabe muy mal decir que no he leído la novela. De hecho, me da rabia, porque siempre (o casi siempre) suele ser mejor leer la novela en que se basa una película (aunque sea corta), pero no pude resistir la tentación de verla al saber que había sido el largometraje que inauguró Sitges 2019. ¿Leeré la novela corta? Es muy probable que lo haga. Hay que tener en cuenta que aunque la película tenga cosas buenas, también tiene algunas carencias, pero dejaré pasar algo de tiempo.

El planteamiento es sencillo y apasionante: pocos personajes y un extenso campo de hierba muy alta en el que es mejor no entrar, porque no vas a salir. La película empieza con dos hermanos, Cal y Becky, cruzando esas vastísimas extensiones de campos y más campos del centro de los Estados Unidos. Sus circunstancias personales las iremos conociendo a medida que avanza la película, porque ya desde el inicio se va al grano.

Los hermanos paran justo al lado de una iglesia abandonada en la que, curiosamente, hay varios coches aparcados, algunos parece que desde hace mucho, mucho tiempo. Al otro lado hay un campo de hierba muy alta desde el que oyen a un niño pidiendo ayuda. Está perdido y no encuentra la salida. Tampoco encuentra a sus padres. Y claro, Cal y Becky van a buscarle.
El inicio es bueno e intenso. Se desorientan, se pierden y cualquier intento de encontrarse fracasa. Tiene un punto de asfixiante que se acentúa incluso más con la aparición del niño. El chaval sabe algo, les advierte, trata de ayudarles, al mismo tiempo que parece callarse cosas con un puntillo de niño diabólico. Y después aparece su padre, interpretado por Patrick Wilson (todos los amantes del género le queremos), y todo empieza a hacerse más turbio, más obscuro. Nada parece lo que es, encuentran cadáveres, un perro muerto y otro vivo, y parecen entrar en un círculo en el que el espacio y el tiempo se confunden y uno ya no sabe que fue antes y que ocurrió después.

La manera en la que la imagen juega con la hierba, cómo se mece con el viento, cómo se abre y se cierra, cómo actúa como un personaje, cómo acorrala… está muy bien logrado. Y también está el monolito y la sospecha de que se trata de algo muy, muy antiguo y desconocido, primitivo, tribal y, desde luego, malvado.

Hay tensión, hay angustia, hay algo maléfico que lo controla todo y parece imposible que puedan llegar a salir, y también acaba apareciendo mucha sangre. Quizás el tramo final sea algo precipitado y nos deje con demasiados interrogantes, pero pocas respuestas podemos esperar de lo que escapa de nuestra comprensión. Se trata de algo terrible y desconocido, y punto. También se echa de menos algo más de coherencia o de desarrollo de los personajes y de lo que hay detrás de la hierba alta, pero la cinta funciona, te atrapa y consigue que le des vueltas a lo que has visto mucho tiempo después. Seguro que en la gran pantalla es mucho más impresionante, pero en la pequeña que tenéis en el salón, tampoco estará mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: