The Ritual (2017)

The Ritual (2017)

The Ritual

Año: 2017

Ya hace unos días que la vi, y cuanto más la recuerdo, más me gusta. Pero es que, cuando la vi, ya me entusiasmó. Una historia sencilla, muy bien construida, con unos personajes creíbles que le dan profundidad y verosimilitud, haciéndola más próxima, más cercana… como si a nosotros también nos pudiera ocurrir. Apela a la amistad de décadas entre amigos, por muy distintos que seáis. Porque puede que llevéis mucho tiempo saliendo y riendo juntos, pero cuando algo se tuerce, esa amistad puede que no sea tan sólida como creías.

Cinco amigos de toda la vida tratan de decidir dónde ir en su próxima salida de colegas, como cada año. Robert propone hacer senderismo en Suecia porque, de hecho, deberían ser conscientes de que ya son algo mayorcitos para irse de juerga. No queda claro donde irán, pero hay que irse a casa. Robert y Luke entran en una tienda para comprar algo de alcohol, “la última”, sin darse cuenta de que se está produciendo un atraco. Robert muere y Luke… permanece escondido mientras lo ve todo. Cuando veais la escena, haceros esta pregunta: en el lugar de Luke ¿hubierais intervenido? ¿En serio? Y si fuerais uno de los que estaba fuera de la tienda… ¿serías capaces de comprender o incluso perdonar al compañero que se quedó dentro y no hizo nada por su amigo?

Una amistad que quizás no es tan sólida como parecía es muy fácil que se derrumbe cuando la culpabilidad hace acto de presencia. Tanto el que la siente como una losa como el que la blande como una espada. Los cuatro amigos deciden hacer senderismo a Suecia. Se ha convertido en una especie de acto conmemorativo al amigo que han perdido, su propio pequeño ritual. En sus miradas, en sus conversaciones, subyace un mal rollo latente, por mucho que uno de ellos trate de mantenerles unidos.

Y, entonces, uno de ellos sufre un esguince, discuten, debemos volver, ni hablar, me duele, mejor nos dividimos, ni hablar, yo sigo, entonces, mejor coger un atajo, sí, por el bosque, será más rápido, no tardaremos mucho. Claro. Un bosque oscuro, frondoso, en el que el silencio es demasiado intenso. Me encanta. Sin grandes efectos especiales, ni sonoros, ni siquiera visuales, sólo con pequeños detalles, crujidos y movimientos apenas percibidos por el rabillo del ojo, el terror va creciendo, y está muy bien conseguido. Llegan a la cabaña y, esa noche, todo cambia.

Una gran historia en la que, bajo el manto de la amistad y el sentimiento de culpabilidad, encontramos una gran película de terror con una buena dosis de mitología nórdica y mucha tensión bien contenida y administrada. Os encantará el monstruo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: