Kentukis – Samanta Schweblin

Kentukis - Samanta Schweblin

Kentukis

Autora: Samanta Schweblin

Año de edición: 2018

Han pasado ya unos días desde que leí Kentukis y tengo que reconocer que cuanto más tiempo pasa, las reflexiones que me genera son más frecuentes. Cuando me lo recomendaron y me explicaron someramente de qué trataba, generé unas expectativas que, como siempre, debería haber ignorado. Me gustó leerlo, me gustaron las historias y los personajes, pero tampoco vi nada excepcional. Siempre las malditas expectativas. Pero casi sin darte cuenta, mientras lo estás leyendo y, sobre todo, una vez lo has terminado, te encuentras pensando en una de las historias cuando estas consultando tus redes sociales, o ves una actitud en alguien cercano que te recuerda a algo de lo que leíste, y te vas dando cuenta de que Kentukis tiene una dimensión especial más por lo que cuenta, por el tema que trata, que por cómo lo hace.

El tema no es nuevo, pero es atractivo, una especie de mezcla entre los molestos Furbys (pero que muy molestos… insoportables) y un posible nuevo capítulo de Black Mirror. Los kentukis no son más que unos peluches dotados de una tecnología muy posible en nuestros días. Demasiado. Tienen un cámara y se controlan de forma remota por… alguien completamente desconocido. Si te compras uno de estos muñecos, estas metiendo en tu vida a alguien que tiene una cámara por la que lo ve todo y con la capacidad de mover al bichejo a su antojo por tu casa. De hecho, es un juguete con dos vertientes: o “eres” un kentuki y te metes en la vida de alguien a quien no conoces, o “tienes” un kentuki y permites una invasión total de tu intimidad. Cuánto más tiempo pasa, menos me parece una historia de ciencia ficción, o incluso una distopía. De hecho, poca distancia hay entre los dispositivos que tenemos en nuestras manos y cómo los usamos, y estos muñecos.

Samanta Schweblin fragmenta la novela en varias historias que se van intercalando. Cada una de ellas trata temas distintos, se acerca a este posible futuro (muy presente, la verdad) desde perspectivas diversas, tanto referidas a los que “son” como a los que “tienen”, mostrándonos de una forma sencilla, bajo el foco de cada personaje, de sus pensamientos, anhelos e inquietudes, cómo esta nueva tecnología afecta a sus vidas. Como observadores, como observados y hasta como kentukis. ¿Qué implicaciones puede tener “ser” un kentuki? ¿Y “tenerlo”? ¿Es bueno exponer tu vida a un desconocido en la otra punta del mundo? ¿O obsesionarse con el osito, el dragón o el cuervo en el que te has convertido mientras exploras el mundo alrededor de un desconocido?

Ante un muñeco como este, las posibilidades que se abren son inmensas, y la autora se sumerge en algunas de ellas sin pretender dar lecciones ni desplegando una prosa abrumadora y llena de reflexiones. Son solo historias sobre jóvenes, adultos y ancianos frente a una nueva tecnología que transforma sus vidas de tal manera que su propia realidad se ve alterada de una forma tan intensa, que puede que hasta su propia identidad se vea alterada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: