El intercambio – Rebecca Fleet

L'intercanvi - El intercambio - Rebecca Fleet

El intercambio

Autora: Rebecca Fleet

Año de edición: 2019

Lo han calificado como un thriller psicológico o como un gran ejemplo de domestic noir. Nada que objetar. Hay una buena dosis de suspense, de querer avanzar con rapidez para saber qué pasó y qué está pasando, pero aunque tenga pinceladas de tensión, no deja de ser un drama intenso y profundo en el que, lo que prima, son las emociones. La historia la mueven los personajes, pero la gran base de la historia reside en lo que ocurrió en el pasado, lo que los ha llevado al lugar en el que se encuentran, tanto física como emocionalmente. Sobre todo, emocionalmente.

Caroline y Francis están casados, tienen un hijo y hace un par de años estaban sumidos en un pozo profundo del que pensaban que jamás podrían salir. Su relación estaba abocada al fracaso. Francis ahogaba su presente en unas drogas que lo alejaban de una realidad que cada vez sentía menos suya, más lejana, menos importante. Y Caroline vivía angustiada entre dos mundos, el de su insoportable y asfixiante matrimonio al que se negaba a renunciar por su hijo, y el de la promesa de un amor inacabable, intenso, sexual, apasionante con un compañero de trabajo del que se enamora perdidamente y con el que desea construir un nuevo futuro.

A lo largo de la novela, este pasado se va intercalando con el presente. Se han animado a hacer un intercambio de casas, a dejar a su hijo con la abuela, la madre de Caroline, y a pasar unos días solos en un barrio residencial cerca de Londres. Para estar juntos, para reconciliar sus vidas, para reencontrarse, para volver a ser una familia, tratar de recuperar su matrimonio, su vida en común, sin drogas y sin amante. O casi.

La casa a la que llegan es extraña, no parece tener vida ni personalidad. ¿Quién vive ahí? Hay muy pocos detalles, muy poca información sobre la persona con quien han intercambiado la casa. Pero sí que hay elementos que Caroline reconoce y que están directamente relacionados con ese pasado del que intentan recuperarse, del que estaban huyendo. Y entonces, lo que Caro creía olvidado, lo que parecía estar quedando atrás, vuelve con una fuerza tremenda que hace que las emociones se ericen de nuevo.

El juego entre presente y pasado acentúa el suspense, pero no hace que pasen demasiadas cosas. A medida que vas avanzando con la historia, se van desvelando nuevos detalles del antes y del ahora que hacen que estés, continuamente, pensando en qué fue lo que ocurrió y, sobre todo, en quién está ahora en su casa, quien está removiendo el pasado y con qué intención.

Las voces las ponen los personajes en un tono, para mi gusto, demasiado melodramático. Pero no quiero decir que eso esté mal, ni mucho menos. En esta novela se desnudan muchos sentimientos, se destilan pasiones y se puede mascar el dolor intenso de, sobre todo, la protagonista, pero aunque siempre se agradece que los personajes sean redondos, profundos y estén bien construidos, cuando la historia se edifica, básicamente, con sus sentimientos y pensamientos, la acción se resiente mucho. No quieres dejar de leer, de avanzar, para poder saber, pero tanta reflexión ralentiza mucho el ritmo.

Es un thriller, sí, pero con una intensa carga emocional que le hace perder intensidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: